CONCENTRACIÓN DE EMPLEADOS PÚBLICOS EN DEFENSA DE SUS DERECHOS

14/06/2017
CONCENTRACIÓN DE EMPLEADOS PÚBLICOS EN DEFENSA DE SUS DERECHOS

El pasado miércoles 7 de junio nos concentramos los delegados sindicales en el Espolón ante el palacete del Gobierno. Ahora todos los sindicatos os convocamos a los empleados públicos para reclamar, entre otras cosas:
- 35 horas semanales
- eliminación de descuentos en baja laboral
- negociación de OEP

¡ACUDE A LA CONCENTRACIÓN! ¡POR TUS DERECHOS!

 

--------- REFLEXIÓN DE ANPE-RIOJA SOBRE NUESTROS DERECHOS LABORALES ---------

Como sabéis, los funcionarios solemos ser el saco de boxeo donde los diferentes gobiernos cargan los desajustes de sus presupuestos, siempre para mal. Lo vemos, por no remontarnos más allá, en los recortes a nuestros sueldos por la llamada corvergencia del euro (cfr. El euro. Economía política de la gestación y el nacimiento de una nueva moneda, pág. 12), no recuperados en absoluto cuando la economía creció luego hasta la estratosfera. Más tarde llegó la llamada crisis y de inmediato se nos volvieron a aplicar no sólo sucesivas congelaciones y bajadas de sueldo, sino interminables pérdidas de derechos. Y estamos empezando a sospechar que la palabra crisis no indica tanto una situación de riesgo generalizado, sino que ha resultado bien cierto su significado original: un cambio brusco y profundo en que los elementos se mezclan y acaban decantando, en este caso, con notable perjuicio para los trabajadores y beneficio creciente de ciertas élites.

Los derechos laborales se pierden en un momento, pero nunca se recuperan o adquieren otros nuevos, salvo con mucho esfuerzo y desde una posición de unión y fuerza de todos los trabajadores. Debemos empezar a asumir que, si nos conformamos con menos sueldo y condiciones draconianas, como el descuento en situación de baja médica, ninguna Administración o patronal nos va a rescatar de nuestro complaciente conformismo. Nosotros, como delegados sindicales, estudiamos la normativa, comparamos datos, elaboramos propuestas, negociamos en incómodas Mesas, recogemos vuestras quejas e intentamos aconsejaros, denunciamos ante los medios de comunicación o nos plantamos ante el palacete del Gobierno riojano, como el pasado 7 de junio, cuando la situación lo requiere, porque el Gobierno regional no quiere ni reunirse con nosotros, a pesar de la tan cacareada recuperación económica. Allí estuvimos una hora los delegados de todos los sindicatos de nuestra región, unidos con un fin común y, como seguíamos siendo ninguneados, os convocamos a todos los trabajadores públicos para la tarde del 21 de junio. Sólo os pedíamos una hora de presencia en el paseo del Espolón, porque en ocasiones se requiere una presencia masiva, donde cada uno tiene que mostrar que lucha por lo suyo, no sólo delegar. La situación es grave y si no empezamos a recuperar derechos seguiremos perdiéndolos, pero, si sólo nos concentramos un centenar de personas cuando se ha convocado a unas 10.000, lo que estamos dando a entender al Gobierno es que no necesitamos nada y que su postura de no querer ni hablar del tema es la correcta, porque, si siguen sin hacernos caso y nuestros afiliados y los trabajadores públicos en general ni acuden a las convocatorias y ni siquiera contestan o dan su opinión sobre esta circunstancia, no podremos convocar una huelga, el siguiente paso natural, con lo que supone de pérdida económica y trastorno para un trabajador, cuando no tiene visos de que vaya a ser secundada, perdiendo así instrumentos de presión para la negociación.

Por todo ello nos preguntamos: ¿es cierto que estáis conformes con cobrar cada vez menos, tener peores y menguantes jubilaciones, sufrir condiciones de trabajo pésimas, sin recursos, sin reconocimiento social?, ¿somos los delegados sindicales unos visionarios que pretenden arrastraros cuando no veis ninguna urgencia o es que no entendemos que vuestras demandas son otras?, ¿estamos tan desorientamos que no reaccionamos ante nada, por malo que sea? Os animo a reflexionar y buscar una salida. Dice Spencer Johnson en ¿Quién se ha llevado mi queso?: “Cada vez que se sentía descorazonado se decía que lo que estaba haciendo, por muy incómodo que le resultara, era mejor que quedarse en la anterior situación, sin queso. En lugar de conformarse con que las cosas sucedieran, comenzaba a tomar el control”.

La noticia en los medios de comunicación:

Diario La Rioja,